Repelente para las orugas procesionarias o del pino

Si recientemente has visto en tu jardín algunas orugas procesionarias (también conocidas como procesionarias del pino), lo ideal es que comiences a combatirlas cuanto antes. De lo contrario, pueden volverse una plaga muy molesta.

¿Cómo deshacerse de las orugas procesionarias de forma natural?

Pensando en ello, en este artículo, compartimos contigo consejos e información esencial para deshacerte de ellas de una forma natural y rápida.

orugas procesionarias

¿Qué son las orugas procesionarias?

Las orugas procesionarias son pequeñas orugas que se encuentran con mayor frecuencia alrededor de los pinos. Su nombre correcto es Thaumetopoea pityocampa, si bien popularmente se le nombra como oruga procesionaria. La cual, después de dejar el nido, se moviliza por las ramas y hojas de los árboles y arbustos, formando un largo sendero de “baba”.

Desafortunadamente, si las tienes en tu jardín, estas orugas pueden dañar tus plantas, flores, frutas y vegetales,  además de ser dañinas, son peligrosas para las personas y las mascotas. Esto se debe a que cuentan con pequeñas especies de cabellos que, al entrar en contacto con la piel, provocan escozor y, en varias ocasiones, reacciones alérgicas.

Picadura de oruga procesionaria: ¿cuáles son los síntomas?

Principalmente, aparecerán manchas rojas, problemas respiratorios o peor aún, shock anafiláctico en casos extremos. Por lo que si bien estas pequeñas orugas a primera vista parecen inofensivas, resultan bastante peligrosas.

Así mismo, debemos evitar que nuestras mascotas jueguen con ellas; si tienes un gato o un perro acostumbrado a pasear por el jardín, puede pisar una, jugar o incluso querer comerla, por lo que su lengua puede empezar a hincharse o  podría sufrir de una reacción adversa de gravedad. Y en caso de que tengamos un huerto o jardín, serán un auténtico suplicio, ya que destruyen todo a su paso, siendo los pinos y los cedros sus víctimas predilectas.

¿Cómo saber que tengo una plaga de orugas procesionarias?

Si sospechas que tienes una plaga de orugas procesionarias, lo primero que debes hacer es corroborarlo, con las medidas de cuidado necesarias. Para ello, es recomendable cubrir pies, brazos, piernas, cuello y ojos.

Si tienes pinos o árboles semejantes, es ideal comenzar revisando esta zona. Puedes detectar una plaga no sólo por la mera presencia de las orugas; sino, así mismo, de sus nidos y de los caminos blanquecinos que van dejando al desplazarse.

repelente para orugas procesionarias

Los mejores remedios caseros para combatir a las orugas procesionarias

Coloca naranjas y cítricos en tu jardín: para ello, puedes instalar pequeñas cajas de agua y semillas de estas frutas; ya que, estos insectos (entre otros), detestan los aromas y sabores cítricos. Preferiblemente, colóquelos hacia los pinos donde se suelen encontrar las orugas procesionarias. Se trata de un efectivo método natural para ahuyentarlas y evitar que causen daño en nuestro jardín.

Plantar abedules: si has notado durante varios años seguidos que te han invadido las orugas procesionarias, una solución para evitar esta molesta plaga podría ser el plantar algunos árboles de hoja caduca, como el abedul, por ejemplo. Su olor relativamente fuerte es una excelente forma natural de asustar a estos pequeños insectos.

Difundir el bacillus thuringiensis: este bacilo es nocivo para la procesionaria, pero no para el medio ambiente; además, se sabe que reduce en gran medida la proliferación de estos insectos dañinos en plantas, seres humanos y animales. Puedes encontrarlo en tiendas de jardinería y horticultura.

Recolección manual: En el caso de que la plaga aún sea pequeña o la zona que debes de limpiar es de unos cuantos metros, tienes la opción de hacer una recolección manual. Si bien, como habíamos mencionado ya, los vellos de estas orugas pueden ser peligrosos; por lo que si vamos a llevar a cabo este método debemos de protegernos correctamente.

Después, simplemente tenemos que localizar todos los nidos que podamos y eliminarlos de forma manual uno por uno. En el caso de que encontremos orugas adultas, podremos quemarlas con algún encendedor o mechero; ya que el calor destruye el efecto de sus pelos.

No te recomendamos que las pises directamente con tu calzado; ya que se corre el riesgo de llevar los vellos a nuestro hogar, y terminar causando daño a otros, a nosotros mismos o a nuestras mascotas.

Agua con jabón: Este es otro de los remedios caseros altamente efectivos para combatir a la procesionaria del pino. Además, seguro que contamos con estos ingredientes en casa. Aunque, a semejanza del método anterior, es recomendable que hagamos uso de gafas y guantes, así como de un calzado correcto, para protegernos frente a cualquier daño.

Para ello, toma un recipiente de al menos un litro, llénalo de agua a sus ¾ partes e introduce 30 gramos de jabón en polvo, pasta o líquido y remueve bien para que se mezclen ambos ingredientes.

Ahora, debemos de colocar en un rociador para impregnar las plantas de nuestro jardín con la mezcla; sobre todo, esparciremos por las áreas que han sido afectadas por las orugas y sus nidos. Dependiendo del tamaño de la zona afectada, puede ser necesario más agua y más jabón. Al poco tiempo, verás cómo las orugas procesionarias intentan escapar de la zona donde has rociado la mezcla.

Idealmente, debemos procurar repetir este proceso dos veces al día. Por ejemplo, por la mañana y por la noche. De esta forma, siendo constantes, en algunos días podremos librarnos por completo de la plaga de orugas procesionarias (y, por supuesto, del peligro que implica).

¿Cómo retirar los nidos de la oruga procesionaria?

Finalmente, es sumamente importante el asegurarnos de encontrar todos los nidos (capullos) de la oruga procesionaria; con el fin de que la plaga no vuelva a presentarse. Para ello, podemos separarlos y quemarlos uno a uno como se mencionó anteriormente.

En todo caso, nunca olvides el cubrirte correctamente todo el cuerpo, los ojos y las manos; con ello evitarás cualquier picadura y reacción alérgica.

De lo contrario, si crees que la plaga te ha superado o no deseas exponerte, puedes consultar a un profesional que sepa cómo deshacerse de estos insectos dañinos. Él te asesorará y te enseñará cómo manejar la situación en caso de aparezcan nuevos nidos; algo sumamente útil; sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un insecto que suele convertirse en plaga año con año.

¡Compartelo!

Deja un comentario