Repelente para gatos

Seguro que se han preguntado cómo algunos gatos están tan bien educados que saben en qué zonas de la casa se deben dormir o hacer sus necesidades, y a cuales no se han de acercar. Proporcionar a su mascota una buena educación hará mucho mas agradable la convivencia con el. Desde este blog queremos contarte trucos y consejos para conseguir este objetivo, a base principalmente de repelente para gatos.

 ¿Por qué es importante conocer como repeler a los gatos?

La preocupación por la forma de repeler a los gatos es fácilmente comprensible y no tiene nada que ver con sí a usted le gusta o no los gatos. Tampoco importa mucho si los gatos son de su propiedad o de otra persona. Después de todo, son animales muy independientes que se pasean a sus anchas por cualquier zona residencial o que viven sin domicilio fijo.

El principal motivo por el que queremos repeler a los gatos, es básicamente por que se meten en zonas en las que no queremos que pasen, bien sea por que son zonas ajardinadas que pueden estropear, o bien por que son zonas donde juegan niños o otro animales a los que se pueden enfrentar.

Estos motivos aumentaran su deseo de utilizar repelente para gatos cuando conozco que además el excremento de gato puede contener patógenos dañinos para los seres humanos. Usted puede pensar que el estiércol de animales es frecuentemente utilizado como abono, y se preguntara ¿Por que entonces la caca de gato es diferente? Bueno, la caca de gato difiere en un aspecto muy importante de, por ejemplo, el estiércol de vaca. Y es que es producido por un carnívoro, no un herbívoro. Si el gato de su vecino está usando su jardín como un inodoro, ¿cómo sabes que la caca de gato no contiene parásitos transmitidos por su presa?

A  continuación comentaremos algunos ejemplos de los productos comerciales más estrechamente asociados con la etiqueta “repelente para gatos”, es decir, productos que vienen en una lata y se esparcen en el suelo para mantener a los gatos alejados.

También os mostraremos algunos de los mejores métodos conocidos para mantener a los gatos lejos de esas zonas donde no desean que este. En términos generales, podemos etiquetar todos estos métodos como “repelentes para gatos”, ya que todos ellos están diseñados para repeler a los intrusos felinos de un área específica.

 Los repelente para gatos que existen en el mercado

Existen numerosos productos indicados como repelentes para gatos u otras mascotas en el mercado. Hay diversas opciones y diversos formatos. Uno de los repelentes de gatos comerciales más vendido es en formato de spray e incorpora una mezcla de olores que para el animal no son agradables. Estos repelentes están indicados sobre todo para el uso dentro del hogar, ya que el olor no es desagradable para el ser humano y se mantiene durante más tiempo si se echa en un entorno cerrado. Con el podrás evitar por ejemplo que se suba el gato a un sofá o que entre en un dormitorio si pulverizas sobre la entrada del mismo.

Otro de ellos incorpora el olor de la orina de los depredadores que los gatos temen, como, el coyote, el zorro y el gato montés. Este repelente para gatos comercial viene en una forma granular, que simplemente hay que espolvorear alrededor del área del problema. El producto se anuncia como ecológico, por lo que es una opción aceptable para usar alrededor de los niños y las mascotas. Tampoco dañara a sus plantas si lo rocía cerca de ellas.

Siguiendo este enlace  accederás a Amazon, donde podrás ver los productos referentes a “Repelente para gatos” que disponen.

Repelente para gatos que protegen una zona ajardinada.

Si usted tiene en mente crear una zona ajardinada con flores delicadas que podría estropear su mascota felina, puede realizar un método sencillo para conseguir repeler al gato de su entrada en el jardín. Colocando unos palos a lo largo de la zona de jardín y con una malla de alambre de gallinero que vaya uniendo esos palos, podrá asegurar el crecimiento de sus plantas sin temor a que su gato se las pueda estropear. Es muy fácil de colocar y no tiene por qué permanecer en su jardín toda la vida, ya que las plantas cuando alcancen su tamaño adulto podrán sobrevivir sin problemas aunque merodee cerca de ellas su gato.

Otra forma de hacerle ver al gato que no debe de entrar en esa zona concreta de la casa es atacándole en pequeña medica con su enemigo natural que más fobia le produce… el agua. Puedes dedicar algo de tiempo a hacer entender al gato que si entra en esa zona del jardín, sufrirá un castigo (mínimo daño pero para él es muy duro de soportar).

Cuando se observan gatos en la zona prohibida, puede rociarles un chorro de agua con una manguera o pistola de agua. Si esto no funciona o usted no tiene tiempo para estar pendiente de por dónde anda el gato, puede adquirir un dispositivo que actúa a modo de espantapájaros, detectando la presencia de un intruso y disparan un chorro de agua en su dirección.

Los gatos también son muy quisquillosos en el tema de los olores. Puede utilizar algunos de los olores que más le molestan para conseguir ahuyentar a su mascota de esta zona.

También existen dispositivos de ultrasonido como que  operan en una frecuencia alta. La instalación es fácil. Sólo tiene que situar el dispositivo de manera que mire hacia el jardín. Un sensor de movimiento detecta la presencia del intruso, y la parada del gato entonces emite su sonido de alta frecuencia, ahuyentándolo. Es inaudible para los humanos pero insoportable para los gatos.

Buscando repelente para gatos naturales

Algunas plantas que podemos encontrar fácilmente, emiten olores que los gatos no les gustan. Una de estas plantas  es la conocida como Coleus canina o  “planta miedoso.”. Otras plantas como el poleo o lavanda tampoco son de su agrado.

Puede incluir alguna de estas plantas en su jardín o bien preparar un repelente para gatos casero como se indica mas debajo. Ambos métodos son muy efectivos, aunque claro, el tener fijamente por la zona una de estas plantas asegura que durante la época que este florecida dispondrás de un magnifico repelente para gatos funcionando perfectamente.

Conociendo a estos animales como les conocemos, es de sobra sabido que no les gusta caminar por terreno áspero o espinado. Así que en la naturaleza disponemos de numerosas variedades para hacer que el gato  no se encuentre cómodo al entrar en nuestro jardín. Podemos cubrir el suelo de la entrada con algún compuesto de cortezas de madera, o de piñas con aristas que además de ayudar a decorar nuestro jardín, también ayuda a filtrar el agua para las plantas y evita que camine el gato entre ellas y deposite por allí sus excrementos.

Otra opción es cubrir la zona con piedras pequeñitas, ya que esto sobre todo evitara que el animal haga sus necesidades en esa zona, por que como es de sobra sabido, son animales muy limpios a los que les gusta poder enterrar sus excrementos, o por lo menos ponen intención de ello, así que si la superficie directamente les impide poder llevar a cabo este proceso, buscaran otra zona.

Se nos ocurre también como solución al problema algo que funciona con buenos resultados entre el mundo canino. A veces el mejor camino es ofrecer una alternativa para solucionar el problema. Puede intentar un compromiso con su gato adaptándole una zona separada de su zona de jardín, con algún trozo de césped y algo de sombra, en otra parte del patio. El gato puede encontrar en esa zona que usted le ha habilitado y a la que puede acceder sin ningún impedimento, como su santuario privado y  así lo convierte en su nuevo lugar de reunión favorito, lo que le permite mantener su jardín como su propio santuario. También puede incluir en esta zona la caja de arena donde hará sus necesidades. Lo más probable es que la caja de arena servirá como un imán para caca de gato. Claro, usted tiene que limpiar el excremento de los gatos pero por lo menos lo tendrá localizado.

Como hacer un repelente casero para gatos

Después de hablaros sobre los diferentes motivos que en muchos casos hace necesario mantener a los gatos alejados de ciertas zonas del hogar y del jardín, como también nos pueden ayudar nuestro gatos a ahuyentar plagas de ratas y ratones, muchos de estos remedios los podéis encontrar a la venta sin suponer ningún problema dar con ellos. Pero resulta en ocasiones un gasto algo elevado si se quiere mantener el proceso de educación del gato durante un largo periodo, debido a que el gato no se adapte al cambio, o a que nuevos gatitos se incorporen al hogar familiar. Por estos u otros  motivos, es interesante conocer como hacer un repelente casero para gatos.

Y es que hasta a los más apasionados amantes de los gatos les molestara el olor que desprende  su orina en las zonas donde habitualmente las realice, y más aún si son dentro de un hogar y no al aire libre.

Los mininos que realizan sus necesidades dentro del hogar tienen el gran inconveniente de que el olor enseguida se vuelve muy molesto así que se debe controlar en qué lugar se realizara e intentar por todos los medios que solo se realice hay, para mantener solo una zona de la casa  sujeta a malos olores. Por el contrario los gatos que utilizan el jardín como caja sanitaria presentan otros serios problemas ya que es más difícil de controlar donde deben depositar sus necesidades debido a la libertad que les da el entorno. Para estos casos principalmente es conveniente utilizar un remedio casero como repelente para gatos ya que el gasto es inferior a un adquirido en un comercio, y la cantidad que necesites utilizar nunca se sabe cuánta será.

A continuación os mostramos cuatro remedios que podéis utilizar para conseguir repeler a los gatos de ciertas zonas prohibidas.

Método 1: Spray realizado a base de lavanda, canela y romero.

  1. Para medio litro de agua agregaremos 3 cucharadas de canela, 3 cucharadas de romero y 3 cucharadas de lavanda seca. El agua debe estar hirviendo a la hora de añadirle las cucharadas
  2. Cubre el recipiente y deja que la mezcla repose durante varias horas o toda una noche.
  3. Utiliza un colador o una malla fina para verter el líquido resultante de la mezcla en un recipiente con pulverizador. Utiliza un embudo para evitar derramar parte del líquido generado.
  4. Añadir 10cl. de vinagre a la mezcla ya filtrada, junto con 15 gotas de tangerina o aceite esencial de naranja. Agitar a continuación para mezclar bien todos los ingredientes.
  5. Rocía el repelente generado por donde desees que no pases los gatos. Al llevar vinagre la mezcla, evita echar directamente sobre plantas ya que pueden  secar a estas.

Método 2: Spray realizado a base de Limón y eucalipto

Para este método utilizaremos limón. El limón puede ser una esencia de frescura para los humanos, pero para los animales, especialmente para los gatos, es desagradable. El aceite de eucalipto se utiliza como repelente para numerosos animales, entre ellos las pulgas, los mosquitos, y; cómo pudiste adivinar; los gatos. Utiliza la mezcla de estos dos aromas, se puede generar un repelente muy efectivo.

  1. Mezclamos en una botella con pulverizador 250ml de agua, 10 gotas de aceite de limón (o la cáscara de un limón) y 20 gotas de aceite de eucalipto.
  2. Rocía este repelente por donde gustes, teniendo especial cuidado en no aplicar  demasiada cantidad directamente en el follaje. El aceite de eucalipto puede ser perjudicial para la salud de algunas plantas y hierbas,  aunque al contener la mezcla con limón reduce ese efecto dañino sobre ellas.

También este repelente puede ser dañino para los niños, ya que el aceite de eucalipto es tóxico en dosis altas (de 4 ml. a 5 ml. de aceite de eucalipto) para los niños. Aunque esta cantidad es mucho más que la cantidad indicada en la receta, ¡es mejor evitar que curar!

No rocíes directamente al gato con él ni permitas que lo ingieran. Los gatos no pueden digerir aceites de esencias y este espray será tóxico si lo rocías sobre el animal o si este lo ingiere.

Método 3: Pimienta negra

Otro de los olores que no les gusta a los felinos es el de la pimienta negra, por lo que esta mezcla es particularmente nociva para ellos.

  1. Lleva a ebullición un vaso de agua. Espera a que el agua comience a hervir. Cuando llegue a este punto, retíralo y espera de 3 a 5 minutos.
  2. En el agua, mezcla 3 cucharadas de pimienta negra fresca. Revuelve con una cuchara para que se disuelvan. Durante la mezcla de la pimienta con el agua, ten cuidado de que el vapor que desprende no entre en contacto con tus ojos ya que puede actuar a modo de gas lacrimógeno.
  3. Espera a que la mezcla se enfríe para posteriormente  colócalo en la botella con spray y rociarlo por  cualquier área exterior de donde desees que los gatos se alejen.

Método 4: Aceite de Olbas y hamamelis

Siguiendo el mismo proceso que antes, la idea es mezclar estos productos en agua para esparcir por la zona a repeler.

  1. Agregamos aproximadamente 20 gotas de aceite Olbas (o más si quieres una mezcla más fuerte) a 1 litro de agua.
  2. Añadimos una cantidad generosa de hamamelis.
  3. Incluimos unas cuantas gotas de detergente para hacerla más efectiva. Una vez combinados los ingredientes los mezclamos bien agitando el envase y ya está listo rociar generosamente el área que atrae los gatos.

Método 5: Regar la zona con agua y una pequeña cantidad de cloro.

Si el problema lo tiene en una zona donde no tienes plantas, como en un porche de una casa o en una zona embaldosada, lo que puedes hacer es mezclar en un cubo agua y un puñado de cloro  en polvo, como el que se utiliza en las piscinas. De esta mezcla se desprenderá un gas inapreciable para el ser humano, pero que a los gatos nos les gustara, y conseguirás que se mantengan alejados de la zona.

Comprar repelente para gatos. Las mejores opciones

En otra ocasión ya os hablamos de remedios caseros para utilizar como repelente para gatos, pero hoy os queremos hacer llegar otros productos de venta en comercios, que también se pueden emplear como repelentes. Sigue leyendo si estas interesado en comprar repelente para gatos.

Hemos seleccionado los que para nuestro entender cumplen mejor la relación calidad / precio y hemos introducido varios tipos de repelentes, como pueden ser olfativos, auditivos,…

Repelentes auditivos

 Estos repelentes para gatos se utilizan principalmente en zonas ajardinadas donde existe vegetación cuyo mantenimiento es delicado y puede verse alterada la salud de las plantas de esa zona por productos químicos. Por eso la implantación de estos artilugios no afecta a la salud de nuestras plantas.

Estos aparatos se colocan en la tierra del jardín el cual queremos evitar el paso de los gatos. Normalmente van clavados en la tierra, ya que suelen estar compuestos por un palo y un zumbador en la parte superior. Este zumbador es el que emite un ultrasonido, no perceptible por el ser humano, pero si por los animales, no solo gatos, sino también perros, ardillas, conejos,… por lo que puede ser el remedio mas efectivo si sufre su jardín acoso por mas de un tipo de animales.

Estos aparatos funcionan por lo general con pilas, no siendo muy elevado el consumo de estas. Aproximadamente con cuatro pilas puedes utilizar el aparato durante un par de meses. También existen aparatos en el mercado que pueden funcionar con energía solar, pero en ocasiones la energía que aportan no es suficiente para emitir con fuerza el ultrasonido, y solo son aconsejables estos aparatos si utilizan la energía solar como medio alternativo.

Otra cualidad que tienen algunos de estos aparatos es el sensor de movimiento, detectando la presencia de los animales y efectuando en ese caso una sacudida de agua en la dirección donde ha detectado la visita.

Repelentes químicos

Estos productos químicos se emplean esparciendo el contenido por la zona que no queremos que atraviesen los gatos, es decir, si tenemos una parte de la casa o jardín que no queremos que se vea afectada por el paso de nuestros gatos, bastaría con rociar con estos productos la entrada a dicha zona. También existen otro tipo de producto mas delicado en sus componentes que sirve para rociar directamente sobre maceteros o sobre plantas, ya que sus compuesto no perjudican la vegetación.

Consejos y advertencias con los ahuyentadores de gatos

A continuación os contamos algunos consejos y advertencias para que tengáis en cuenta a la hora de repeler a vuestras felinas mascotas.

Para repeler a los gatos de zonas de interior como sofás, alfombras, cortinas,… sin que se genere un olor incomodo alrededor de estos elementos, puedes rociarlos con unas gotas de aceite de romero disuelto en agua. El olor del aceite de romero es bastante agradable para el ser humano, por lo que no te incomodara estar cerca de él.

Si el olor del romero no te agrada mucho, quizás prefieras el del café molido. Aunque la opción del café no es buena idea para esparcirlo por alfombras o por el sofá, si sería una buena opción para echar por la tierra de una maceta o por una zona ajardinada.

Volviendo al tema de alfombras y sofás, comentar que es importante que cualquier repelente casero que hayamos creado deba ser probado primero sobre un paño blanco, para comprobar la firmeza del color alfombras y tapicería. Si tras echar un poco de nuestra solución casera y aplicar sobre una zona escondida del sofá o la alfombra, comprobamos que esta se ha desteñido, es mejor no seguir aplicando mas ya que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Utiliza cascaras de cítricos como limón o naranjas para delimitar la zona por donde no quieres que acceda el gato, ya que los cítricos los repelen sin dañar la estética de tu jardín y las plantas que se encuentran en él. También puedes colocarlas dentro de macetas  tanto de exterior como de interior.

Aunque la naftalina ofrece un olor fuerte que serviría para repeler a un gran número de animales, nunca se debe utilizar ya que es perjudicial para la salud del animal e incluso puede serlo para las personas. Además también perjudican el medio ambiente, al  agregar toxinas al suelo que acabaran filtradas al agua subterránea.

Ya comentamos que se podía realizar un remedio casero a base de pimienta negra. En ningún caso sustituyas esta pimienta por pimienta blanca o de cayena, ya que esta puede ser perjudicial para los ojos de los gatos,

Deja un comentario